humanidad



Viernes, 22 Marzo 2019 15:42

La movilización de los habitantes de la tierra. Actuamos, no preguntamos

00Acerca del agua y del clima (Ricardo Petrella). La degradación de la calidad del agua a niveles peligrosos y perjudiciales para la salud humana, debido a la contaminación persistente y la contaminación conocida y certificada, es uno de los casos graves de acusación legítima por parte de los ciudadanos a las autoridades públicas y sujetos privados involucrados por delitos de no asistencia a personas en peligro. Es desde hace décadas, no, más bien años que se ha reportado la grave inestabilidad hidrogeológica del país.

En varias ocasiones, la Comisión Europea ha levantado el timbre de alarma e incluso ha multado a Italia por no cumplir con las normas relativas a la calidad del agua; nada ha llegado a los titulares de poder públicos y privados. También nos enfrentamos a un caso claro de conducta delictiva por no ayudar a las personas que perpetraron no solo en Italia sino en casi todas partes debido a la falta de voluntad para actuar con las medidas necesarias e indispensables para contrarrestar los fenómenos extremos (inundaciones, huracanes, tifones, sequía….) vinculados al desastroso cambio climático en curso. Como todos sabemos, estos aún hoy podrían evitarse o reducirse en frecuencia y gravedad si las medidas apropiadas se tomaran juntas en todo el mundo o al menos a nivel internacional. Pero esta voluntad no parece estar en las ideas de los palacios del poder. Los «imperativos» de la supuesta seguridad y la soberanía nacional evitan que los estados tomen acciones comunes de resolución en común, sin mencionar las pretensiones de los poderes privados a no cambiar, especialmente de las grandes corporaciones multinacionales. Estos pretenden poseer los medios y la capacidad para resolver problemas globales si dejamos la elección y el uso de procesos de producción notoriamente tóxicos a los mecanismos del mercado competitivo libre, especialmente a los mercados financieros, como se propuso recientemente, sin ninguna vergüenza, incluso por el presidente saliente del Banco Mundial.

Con motivo de la «celebración» anual (22 de marzo) del Día Internacional del Agua, proclamada por la ONU en 1993 y revelándose, en 25 años, como un ritual autorreferencial de «propaganda» en favor de las concepciones y elecciones de los dominantes (mercantilización de agua, comercialización y privatización de servicios hídricos, monetización y financiamiento especulativo del agua, gestión de extracción a corto plazo y manejo productivo de recursos), y en apoyo de la manifestación nacional, el 23 de marzo, contra obras importantes, la propuesta es la siguiente: ya no imploramos a los grupos sociales dominantes del mundo que actúen, actuamos como ciudadanos utilizando las leyes e instrumentos democráticos existentes. Para:

  1. Evitar que los grupos en el poder continúen perjudicando y robando el futuro a las generaciones jóvenes. Para este fin, es necesario prohibir la producción y productos tóxicos como el glifosato y el PFAS al origen de la contaminación del agua y la inestabilidad hidrogeológica. Una parada efectiva de la sobrecarga y destrucción del ciclo del agua; es necesario liberar las solicitudes de decisiones de los grupos de presión industriales y comerciales que gastan grandes sumas para producir evaluaciones de impacto favorables a sus intereses de ganancias y poder, detrás de la coartada de la incertidumbre científica y las disputas entre expertos. Dejamos de intervenir a riesgo certificado, cuando es demasiado tarde, pero imponemos la prevención, «precaución primero»;
  1. Adoptar medidas inmediatas para combatir el cambio climático y la injusticia social, como la prohibición de las finanzas criminales (paraísos fiscales, evasión fiscal, productos derivados, libertad de los fondos de depredadores mundiales especulativos) y obras gigantescas sin sentido (las grandes represas, programas de deforestación, los proyectos militares muy costosos, incluidos los programas espaciales, básicamente insostenibles a nivel humano y ambiental). Las guerras en Irak, Siria, Yemen, Libia fueron una vez más un acto de pura destrucción de la vida; los gastos militares no resuelven ningún problema. Las guerras no son inocentes con respecto al cambio climático, los jóvenes lo han entendido y, para ello, han asociado la lucha contra el cambio climático con la lucha por la paz.
  1. Aprobar urgentemente un plan (nacional, europeo y mundial) para asegurar bienes comunes esenciales e insustituibles para la vida de todos los habitantes de la Tierra (agua, semillas, conocimiento/trabajo).
  1. Dar fortaleza y seguridad a las instituciones públicas basadas en la participación directa de los ciudadanos, elegidos a suerte en el caso que no fuera posible, encargadas de hacer cumplir los métodos y tiempos para implementar las medidas adoptadas y los proyectos en ejecución.

Lejos de nosotros él pensar que lo que se propone, aunque limitado, se puede realizar de inmediato y sin dificultad. Sin embargo, está claro que ha llegado el momento de recurrir a los instrumentos ofrecidos por la ley, por la justicia, para iniciar acciones en masa contra los administradores políticos y privados por delitos de no ayudar a las personas en peligro. Utilizamos la fuerza de la ley para hacer cumplir los derechos de y para la vida de todos. No esperamos ser abrumados por la fuerza de la violencia, ya sea del estado policial o los «extremistas», a menudo manipulados por los poderosos, no solo en los países de América Latina.

Ricardo Petrella

Visto 94 veces

Deja un comentario

RSM225

Vicariato225

 

caritas225

  UAU225

la pobreza

Rampedre